To be a miss

Directors Edward Ellis, Flor Salcedo, Aaron Woolf
EE.UU. Venezuela / 2016 / 84 min.

Venezuela produce petróleo, noticias y reinas de la belleza. Un análisis brillante y desprejuiciado del culto a las misses.

En 1998, Hugo Chávez consiguió su primera victoria electoral contra una Miss Universo, Irene Saez. Pero ni siquiera él pudo mantenerse al margen de la cultura de los concursos de belleza, una forma de vida que marca a las mujeres venezolanas desde que nacen. Son “la fantasía del pueblo”, como dice en el documental un autodenominado “historiador missólogo”.

Las venezolanas gastan una quinta parte de sus ingresos en productos cosméticos, las operaciones estéticas se triplicaron en los años de mayor crisis y es costumbre que las niñas pidan “lolas nuevas” al cumplir los 15. Con datos así y con imágenes impactantes de niñas de tres años aprendiendo a posar en plan sexy, sería fácil acabar con un documental juzgón y condescendiente. En lugar de eso, los tres directores hacen algo mejor. Dan la palabra a los implicados, desde una reina de la belleza que salió de la calle y se crió en orfanatos, a una profesora feminista que denuncia el fenómeno, pasando por las aspirantes que se someten a dietas y operaciones persiguiendo su sueño. Merece la pena verlo por eso y por descubrir el personaje de Osmael Sosa, el gerente de Miss Venezuela, un cruce tropical entre Hugh Hefner y José Luis Moreno.

 

¿Reinas de la belleza o cuerpos políticos?
SAB 1 | DESPUÉS DE LA SESIÓN
CHARLA Y COLOQUIO

Nada es lo que parece desde el backstage. Los cuerpos ideales de las misses se desvelan como un complejo símbolo natural, una metáfora político-cultural que vehicula y reitera valores sociales caducos.

Con Patrícia Soley-Beltran, doctora en Sociología del género por la Universidad de Edimburgo, 43 Premio Anagrama de Ensayo por su obra “Divinas! Modelos, poder y mentiras” (2015) y I premio Maria Luz Morales en Periodismo por “Política eres tu” (El País 2016).