Crazy About Tiffany's

Mattheu Miele | Estados Unidos | 2016 | 86 min
COMPARTIR:

Hay marcas que tienen clientes y marcas que tienen fans. ¿Cómo ha conseguido Tiffany estar entre las segundas desde 1837? La respuesta, aquí.

Para que una firma de hiperlujo entre de tal manera en el léxico de la cultura popular hace falta algo más que un branding impecable. Se necesita encanto, historia y una manera de entender lo exclusivo más americana que europea. Teniendo eso, sólo hace falta empaquetarlo en una bonita caja en azul-huevo-de-petirrojo.

 

 

La emperatriz Eugenia de Montijo, un crossover decimonónico entre Kendall Jenner y Kate Middleton, se podría considerar una pionera del branding al adoptar el azul aciano como color corporativo. El tono pasó a conocerse como “azul Eugenia”. Charles Tiffany, un avispado joyero de Connecticut, vio aquello y le gustó. En 1837 fundó una pequeña tienda en Nueva York con mil dólares prestados de su padre y empezó a empaquetar sus productos en bonitas cajas en azul-huevo-de-petirrojo, hoy conocido como azul Tiffany. Dice mucho sobre qué tipo de marca de joyas es ésta el  hecho de que en el documental hablen tantos personajes del espectáculo como diseñadores y orfebres. Baz Luhrmann, Rachel Zoe, Katie Couric, Jessica Biel y Sam Taylor-Johnson contribuyen a explicar la fascinante historia de una casa que vende algo más que diamantes.